¿Por qué es tan importante el cribado auditivo en los neonatos?

ALGO hearing screening supplies

La audición nos permite hacer más cosas que simplemente entender lo que escuchamos. Desde el momento en que nacemos y durante la infancia, nuestra capacidad auditiva está estrechamente vinculada al desarrollo del habla y el lenguaje, e incluso una pérdida entre leve y moderada de los niveles de audición puede ocasionar cambios en el cerebro1. La pérdida auditiva en bebés se ha convertido en una «emergencia para el desarrollo neurológico».2 El estudio basado en datos concretos apoya la idea de que existe un período muy breve y crítico de 6 meses para aprovechar los beneficios de la experiencia inicial con el lenguaje y el sonido. La imposibilidad para un recién nacido de oír su entorno lingüístico  contribuirá a retrasar su desarrollo del lenguaje y podría conllevar dificultades a nivel  social, cognitivo y educativo a lo largo de su vida.

La pérdida auditiva congénita permanente es uno de los trastornos más habituales que presentan los neonatos a nivel mundial como pone de manifiesto el dato de que esta pérdida auditiva se observa en 2-3 de cada 1000 nacimientos2. Se ha estudiado ampliamente la importancia que tiene una detección y un tratamiento precoz de los trastornos auditivos en un recién nacido. Se han detectado retrasos significativos en el desarrollo asociados al retraso en el diagnóstico y tratamiento de la pérdida auditiva en neonatos. El cribado (screening) auditivo neonatal universal (UNHS, por sus siglas en inglés) es una práctica esencial para ofrecer a todos los recién nacidos la oportunidad de recibir un diagnóstico preciso y temprano de los trastornos auditivos. Los sistemas de salud deben establecer las mejores prácticas que han de seguirse para realizar pruebas auditivas en neonatos mediante el uso de la tecnología más precisa y eficaz que haya disponible. 

 

Implementación de protocolos de cribado auditivo: ¿Quién y cuándo? 

La discapacidad auditiva no es una condición que sea visible durante el nacimiento del bebé y es posible que la causa de esta sea difícil de encontrar. La mayoría de los niños con pérdida auditiva congénita nacen de padres que tienen una capacidad auditiva normal y que no tienen problemas de salud o factores de riesgo que induzcan la pérdida auditiva. Un estudio llevado a cabo en Bélgica3 muestra que el origen de la pérdida auditiva únicamente puede detectarse en la mitad de los niños que han sido remitidos al especialista tras practicárseles pruebas auditivas. De ellos, el 60 % de los casos de pérdida auditiva eran congénitos y el 19 % sufría infección por citomegalovirus. Otros factores habituales que contribuyen a tener un riesgo alto de padecer trastornos auditivos son el nacimiento prematuro, los medicamentos ototóxicos, la hiperbilirrubinemia o síndromes asociados a la pérdida de audición como el síndrome de Waardenburg o la neurofibromatosis. 

No obstante, la alta prevalencia de la pérdida auditiva congénita sugiere que incluso un bebé sano, sin factores de riesgo, podría seguir siendo susceptible a tener déficit en sus niveles de audición. Por tanto, todos los recién nacidos, incluso aquellos que aparentan estar sanos en todos los aspectos, deberían someterse a una prueba de audición. Este estudio también apoya las directrices que posibiliten una detección temprana de la discapacidad auditiva y la intervención (EHDI, por sus siglas en inglés)4 y aboga porque la intervención en el caso de pérdida auditiva se inicie siempre antes de los seis meses de edad. Por tanto, se recomienda encarecidamente realizar una prueba de audición a los pocos días de nacer. 

Teniendo en cuenta que se aconseja realizar pruebas auditivas a los recién nacidos de manera universal a los pocos días de nacer, la única cuestión que queda por resolver es cómo priorizar a los lactantes y recién nacidos para llevar a cabo estas pruebas. Los tiempos son importantes, ya que demasiado tarde significa perder el plazo deseable para realizar el diagnóstico y la intervención, y demasiado pronto significa correr el riesgo potencial de obtener unos resultados menos precisos o unas tasas de derivación a especialistas más altas. En el caso de recién nacidos sanos de la unidad de neonatos, las pruebas deben llevarse a cabo en un plazo breve, preferiblemente antes de que el recién nacido sea dado del alta del hospital pero indudablemente antes de que tenga un mes de edad. En el caso de lactantes de la unidad de cuidados intensivos de neonatos, las pruebas deberían realizarse cuando el lactante esté estable y fuera de la incubadora y tenga una salud suficiente para poder ser dado de alta del hospital. 

 

Consideraciones técnicas a tener en cuenta por parte de los encargados de realizar pruebas auditivas a recién nacidos 

Hemos demostrado que es necesaria una detección e intervención temprana en la discapacidad auditiva para lograr los mejores resultados posibles desde el punto de vista social, emocional y educativo. El siguiente paso es asegurarse de que a todos los recién nacidos se les someta a pruebas auditivas mediante el uso de una tecnología rápida, precisa y mínimamente invasiva. 

Algunas opciones tecnológicas disponibles para las pruebas de detección de trastornos auditivos en recién nacidos5 son las emisiones otoacústicas evocadas (EOAE u OAE, por sus siglas en inglés) o la respuesta auditiva automatizada (ABR, por sus siglas en inglés). El uso de OAE en las pruebas auditivas para neonatos implica colocar una sonda con un micrófono y altavoz de miniatura en el canal auditivo del bebé para estimular y medir las respuestas de la coclea situada en el oído interno. En las pruebas auditivas con ABR se colocan tres sensores pequeños en la cabeza del lactante para medir las ondas del cerebro que se producen como respuesta a un estímulo de un sonido de clic suave que se presenta al oído.

ALGO 7i - Intelligent workflow hearing screening

Si bien para el cribado de trastornos auditivos se utilizan tanto OAE como ABR, el cribado con ABR es el único método que evalúa toda la vía auditiva, desde el oído al cerebro. A continuación se analizan con más detenimiento las diferencias existentes entre estas dos tecnologías. 

 

Emisiones otoacústicas

Las emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés) son sonidos que se crean en el oído interno en respuesta a un estímulo en forma de sonido. Una sonda pequeña que contiene un altavoz en miniatura proporciona un sonido al oído y un micrófono situado dentro de la sonda mide la emisión (respuesta acústica) procedente de la cóclea en el oído interno. Seguidamente la tecnología automatizada se encargará de medir las respuesta y decidir si se ha pasado la prueba o si el paciente debe remitirse a un especialista. 

La ventaja del cribado con OAE es que es rápido y barato de realizar. La prueba se realiza en segundos en recién nacidos que estén tranquilos y no se muevan. Para cada una de estas pruebas se necesita un tapón desechable de un solo uso, por lo que el coste de los consumibles del programa de cribado es más bajo. 

Una de las principales desventajas del cribado con OAE es el mayor número de neonatos que no pasarán la prueba. Las OAE son muy susceptibles a la humedad y la vérnix del canal auditivo del lactante. Las pruebas con OAE realizadas durante el primer o segundo día de vida tienen una probabilidad más alta de que den como resultado la derivación al especialista debido al estado del canal auditivo del lactante y no en absoluto al estado de su capacidad auditiva. Estos falsos positivos generan una ansiedad innecesaria a los padres y supone una carga de trabajo adicional para los cuidadores, que se ven en la necesidad de realizar pruebas adicionales en un número de lactantes superior al esperado debido a que no han superado esta prueba. 

Quizá la mayor desventaja del cribado con OAE es que con estas pruebas únicamente se evalúa una parte de la vía auditiva, hasta el nivel de la cóclea en el oído interno. Si bien la mayor parte de los trastornos auditivos congénitos se deben a problemas en el oído interno, el 15 % o más de ellos tienen como origen el nervio auditivo, en cuyo caso se denomina trastorno en el espectro de la neuropatía auditiva (o ANSD, por sus siglas en inglés). Los recién nacidos con déficit de nivel auditivo debido a una anormalidad en el nervio auditivo pasarán las prueba OAE. Las pruebas que arrojan falsos negativos retrasan el diagnóstico y el tratamiento.   

 

Respuesta auditiva automatizada del tronco encefálico  

Al contrario de lo que ocurre con el cribado con OAE, para realizar una prueba con respuesta auditiva automatizada del tronco encefálico (o AABR, por sus siglas en inglés) se necesitan unos minutos para preparar al lactante y medir las respuestas, pero en esta prueba se realiza una evaluación más completa de la totalidad de la vía auditiva. Las pruebas AABR se realizan en un recién nacido que esté relajado y no se mueva, preferiblemente dormido. Además, la gran mayoría de tecnologías de cribado con AABR emplean acopladores de oídos y sensores de un solo uso desechables que suponen un mayor coste por prueba para el centro, si solo se tiene en cuenta el coste de los suministros. 

ALGO 7i Clinically proven

Algunas ventajas de AABR son la posibilidad de realizar cribados a las 6 horas del nacimiento, un porcentaje más bajo de derivaciones a especialistas, menor necesidad de repetir pruebas, una menor tasa de pérdidas de seguimiento y unos menores niveles de ansiedad para los progenitores. Esto significa que su desventaja en cuanto a costes es menor de lo que cualquiera podría pensar en principio, ya que permite repetir menos pruebas. Esto a su vez supone un menor número de bebés en programas de seguimiento o permite salir del hospital con una cita externa programada para volver a realizar la prueba, por lo que es menos probable que los padres no acudan a citas de evaluación de seguimiento si pueden realizarse pruebas precisas y completas desde el principio. 

Finalmente, y quizás lo más importante, la tecnología de cribado con AABR posee la sensibilidad más alta (menor número de falsos negativos) y la especificidad más alta (menor número de falsos positivos)6 en comparación con el cribado con OAE. AABR evalúa la totalidad de la vía auditiva y puede identificar lactantes con anomalías auditivas dentro de la cóclea y en el nervio auditivo.

 

AABR es la tecnología para el cribado auditivo recomendada para los neonatos 

Gracias a las ventajas en términos de precisión, sensibilidad y especificidad7, una prueba auditiva con AABR es la mejor herramienta para evaluar el déficit de nivel auditivo de los recién nacidos. La incorporación de la automatización a la ABR tradicional ha mejorado enormemente la tecnología y ha propiciado una prueba más homogénea, completa y objetiva que evita cualquier tipo de parcialidad e interpretación por parte de la persona que realiza la prueba. AABR es menos susceptible a las interferencias producidas por el ruido de la sala, puede realizarse a las pocas horas del nacimiento y permite realizar pruebas simultáneas en ambos oídos. En definitiva, AABR es la tecnología preferida cuando se necesita una tecnología contrastada y precisa capaz de utilizarse a las pocas horas del nacimiento. 

 

Fuentes:

1.    Heuser Hearing Institute (2019) Hearing Loss in Kids Can Affect Brain’s Sound Processing.
2.    Karen L. Anderson, PhD (2011) Brain Development & Hearing Loss
3.    
Luxon L.M (2014)  Hearing Loss.  Encyclopedia of the Neurological Sciences (second Edition) 2014, Pages 533-538.   
4.    Taylor J. A et al (2012) Hearing Screening.  Avery’s Diseases of the Newborn (Ninth Edition),chapter 26.  
5.    Early Hearing, Detection and Intervention Program:  A Program of the American Academy of Pediatrics. 
6.    Katarzyna E et al (2017) Universal newborn hearing screening: methods and results, obstacles, and benefits. Pediatr Res 81, 415–422 (2017). 
7.    Heidari S. et al (2015) The sensitivity and specificity of automated auditory brainstem response and otoacoustic emission in neonatal hearing screening: a systematic review. Aud Vest Res (2015);24(3):141-151.
8.    Sena-Yoshinaga T.A et al (2014) Neonatal hearing screening with automated auditory brainstem response: using different technologies Audiol., Commun. Res. vol.19 no.1 São Paulo Jan./Mar. 2014

 

035676 RevA

Póngase en contacto con nosotros

Para obtener más información sobre este o cualquier producto, envíenos un mensaje a través del siguiente formulario: